Las naciones asiáticas, entre las que más contaminan los océanos, se proponen reducir los desechos plásticos

Thanaboon Somboon, defensor de los residuos cero, nunca sale de su casa sin lo que él llama un «armamento» completo de bolsas de compras reutilizables, vasos de café y pajitas de acero inoxidable para su batalla diaria contra el plástico de un solo uso.

«Vi noticias de basura desbordando el mundo, animales marinos muriendo por comer plástico, sentí que debía hacer algo», dijo el empresario de 48 años, que dirige una comunidad en línea de más de 20.000 personas que buscan practicar un estilo de vida sin desperdicios.

Sin embargo, los esfuerzos individuales por sí solos no pueden detener por completo los ocho millones de toneladas de plástico que llegan al océano cada año, y con cuatro de los cinco peores contaminadores oceánicos del sudeste asiático, los gobiernos de la región deben tomar medidas, dijo a Reuters Newsagency.

«La formulación de políticas para abordar la cuestión también debe tratarse con urgencia», dijo el Sr. Thanaboon.

El fin de semana se celebró en Tailandia una cumbre para dirigentes de la Asociación de Naciones del Asia Sudoriental (ASEAN), que cuenta con 10 miembros y cuyo objetivo es aprobar la Declaración de Bangkok sobre la lucha contra los desechos marinos en la región de la ASEAN.

Tailandia, actual presidente del grupo, ha alabado la declaración como un «gran paso» para la región, cuyas costas han visto ballenas y tortugas marinas arrastrarse muertas en los últimos años con grandes cantidades de basura plástica en sus estómagos.

Los miembros de la ASEAN, Indonesia, Filipinas, Vietnam y Tailandia, se encuentran entre los cinco países que más desechos plásticos arrojan a los océanos, y China es el peor infractor, según un informe de 2015 del que es coautora Ocean Conservancy, una organización ambientalista.

«Todos los países de la ASEAN están de acuerdo en que los desechos marinos son un problema común que debemos abordar con urgencia», dijo a Reuters Wijarn Simachaya, secretario permanente del Ministerio de Recursos Naturales y Medio Ambiente de Tailandia.

A diferencia de las prohibiciones y objetivos centrales de la Unión Europea, el Sr. Wijarn dijo que la declaración de la ASEAN esbozará ideas generales, pero que corresponderá a cada país decidir qué es lo que se necesita para aplicarlas.

La declaración se presentará antes de la cumbre del G20 que se celebrará la semana próxima en Japón, que reúne a 20 economías importantes y que también tendrá como objetivo abordar la contaminación por plásticos marinos.

Los ecologistas acogieron con beneplácito la iniciativa de la ASEAN de adoptar la declaración conjunta, pero existe la preocupación de que la aplicación sea un desafío, ya que el grupo tiene un código de no interferencia que dejaría la formulación de políticas necesarias en manos de los países miembros individuales.

«Esta declaración será un nuevo hito, pero serán sólo palabras sobre el papel si no hay cambios en las políticas», dijo Tara Buakamsri, directora de Greenpeace Tailandia, a Reuters.

Dijo que los países de la ASEAN deberían prohibir urgentemente el plástico de un solo uso en primer lugar para que la declaración sea efectiva. «No hay otra manera», dijo el Sr. Tara.

A nivel mundial, se utilizan hasta cinco billones de bolsas de plástico de un solo uso cada año, según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

De los 300 millones de toneladas de desechos plásticos que el mundo produce anualmente, ocho millones terminan en los océanos, matando la vida marina y entrando en la cadena alimenticia humana, dice.

Según Ocean Conservancy, el 60% de los escombros provienen de China y de los cuatro países de la ASEAN.

Cada año, Tailandia genera alrededor de dos millones de toneladas de residuos plásticos, de los cuales sólo un 25% se recicla.

El resto se destina a la incineración o a vertederos, donde se filtran al océano entre 50.000 y 60.000 toneladas.

Los ecologistas elogian las iniciativas de algunos de los principales minoristas para reducir el consumo de bolsas de plástico, pero dicen que la mayoría de las empresas no tomarán medidas a menos que haya un impulso más estricto de las iniciativas políticas.