A pesar de la ley de medio ambiente Aust limpió 7 millones de hectáreas de hábitat de especies amenazadas

Según una nueva investigación, más de 7,7 millones de hectáreas de hábitat han sido despejadas desde la introducción de la ley nacional de medio ambiente de Australia, pero el 93% de esas tierras no fueron remitidas al gobierno federal para su evaluación.

Un importante estudio, dirigido por investigadores de la Universidad de Queensland y tres organizaciones medioambientales, la Australian Conservation Foundation (ACF), WWF Australia y la Wilderness Society, advierte que la alta tasa de extinción de Australia aumentará «sin un cambio fundamental» en la forma en que se aplican las leyes medioambientales.

Al compilar el informe, los científicos utilizaron datos espaciales disponibles públicamente para cuantificar la cantidad de despeje del hábitat potencial para 1.638 especies amenazadas y comunidades ecológicas incluidas en la lista, que son grupos de especies que forman un único hábitat, entre 2000 y 2017.

Utilizaron el registro de remisiones del gobierno federal para calcular qué parte del desmonte se había remitido al gobierno para su evaluación en virtud de la Ley de Protección del Medio Ambiente y Conservación de la Biodiversidad (EPBC, por sus siglas en inglés), que entró en vigor en 2000.

«Estas son las especies amenazadas de extinción», dijo a Guardian Australia Michelle Ward, autora principal del estudio de la Universidad de Queensland.

«Si no detenemos su pérdida de hábitat, se extinguirán».

Queensland fue la ubicación de los niveles más altos de desmonte; el estado tenía nueve de las 10 especies que perdieron el hábitat más potencial.

Una revisión estatutaria de la Ley EPBC debe comenzar este año, y la Sra. Ward dijo que los investigadores presentarían comentarios basados en su investigación.

Su documento decía que las leyes ambientales nacionales de Australia han sido «ineficaces» en la prevención de la pérdida de hábitat y pedía enmiendas que requieren que el hábitat crítico, en la medida de lo posible, sea mapeado y monitoreado para las especies amenazadas y las comunidades ecológicas, y para que la protección de ese hábitat se haga cumplir.

«Creemos que la ley debe ser enmendada para que el hábitat crítico sea cartografiado, esté disponible para las partes interesadas y totalmente protegido de una mayor destrucción», dijo la Sra. Ward.

James Trezise, analista de políticas de la ACF y coautor del estudio, dijo a Guardian Australia que la investigación puso de relieve que las leyes nacionales habían fracasado sistemáticamente en la protección de las especies amenazadas y sus hábitats.

«El hecho de que más del 93% de la pérdida de hábitat de las especies amenazadas no esté regulada es totalmente inaceptable y demuestra un incumplimiento masivo de la Ley de la EPBC», dijo.

«Estos hallazgos deberían ser una llamada de atención al gobierno federal mientras se prepara para revisar la Ley EPBC y entra en negociaciones para un nuevo marco global para la protección de la naturaleza a través de las Naciones Unidas».

El año que viene se establecerán nuevos objetivos para la naturaleza después de 2020 en el marco del Convenio sobre la Diversidad Biológica.

Otro coautor del estudio, el profesor James Watson, de la Universidad de Queensland y de la Wildlife Conservation Society, dijo a Guardian Australia que era esencial revisar la Ley EPBC.

«Australia está a punto de recibir una patada en el culo con la agenda mundial de la biodiversidad después de 2020, porque la parte central de eso es detener la extinción de especies y Australia lo está haciendo desmoralizadamente», dijo.

«Es globalmente vergonzoso. Cuanto antes tengamos una crítica y la pongamos en marcha, mejor».

El estudio examinó dos tipos de hábitat, los bosques y las zonas boscosas, y excluyó la tala que había tenido lugar antes de la entrada en vigor de la Ley EPBC y cualquier tala que se debiera a causas naturales como los incendios.

Calcularon que la tierra despejada incluía 7,7 millones de hectáreas de hábitat potencial para especies terrestres amenazadas, 64.000 hectáreas de hábitat para especies migratorias terrestres y 330.000 hectáreas para comunidades ecológicas amenazadas.

Los investigadores encontraron que el desmonte había afectado el hábitat potencial del 84 por ciento, o 1390, de las especies estudiadas y que la abrumadora mayoría de ese desmonte (93 por ciento) no había sido remitido al gobierno federal para su escrutinio en virtud de la Ley EPBC.

«Este incumplimiento significa que el hábitat potencial para las especies terrestres amenazadas, las especies migratorias terrestres y las comunidades ecológicas amenazadas se han perdido sin evaluación, regulación o aplicación bajo la Ley EPBC», escribieron.

Add comment