Ventajas de alquilar una camioneta

alquilar una camioneta

Las camionetas son vehículos grandes que se dividen en dos tipos: las de pasajeros con amplios y numerosos asientos para que unas 6 u 8 personas viajen cómodamente; o las de carga que poseen cabinas simples o dobles para hasta 5 personas y una parte trasera para transportar diversas mercancías. Ambas se adaptan a necesidades diferentes, pero son muy útiles para sus propósitos.

Sin embargo, sea cual sea el tipo de camioneta, estas suelen ser más caras que un sedán o coupé tradicional. Por eso, si se necesita una para viajar o llevar carga de un sitio a otro y de manera eventual se puede recurrir a un negocio de renta de carros para alquilar el modelo que se requiera para determinadas necesidades.

Este tipo de empresas cuentan con un variado catálogo de camionetas de diversas marcas, modelos y motores adecuados para cada trabajo y permiten muchos beneficios, alguno de los cuales se mencionan a continuación:

Disminución de costes

Alquilar una camioneta para un viaje de vacaciones en familia o para trasladar carga por motivos de negocios es una forma de ahorrar costes de forma considerable. No solo en comparación con comprar un modelo en un concesionario, sino en pago de boletos aéreos o alquiler de vehículos de carga.

Las empresas de alquiler de coches poseen un stock de camionetas para todos los gustos que satisfacen los requerimientos de familias en vacaciones o viajes de fines de semana o para empresarios que deben llevar mercancías sin gastar grandes sumas de dinero en fletes.

Comodidad

La comodidad que se obtiene al alquilar una camioneta no puede para nada compararse con ninguna otra manera de traslado. Si se trata de viajes de familia en escapadas de fines de semana a la playa o a hacer senderismo en la montaña o algún parque se tiene total libertad de horarios.

En comparación con el transporte público, aéreo, trenes o autobuses, cada familia o grupo de amigos puede elaborar su propio itinerario de viajes con las paradas que se deseen para comer o hacer fotografías sin necesidad de apuros y sin seguir a grupos numerosos de personas.

Si se trata de alquilar camionetas de carga, cada empresa o negocio tiene la posibilidad de contar con el modelo y tipo necesario para cada caso. 

Sin riesgos, sin problemas

Al alquilar una camioneta (u otro tipo de vehículo) no se adquieren compromisos patrimoniales. Esto en virtud de que no hay que solicitar créditos ni se debe acceder a préstamos. Basta con ir a una empresa de alquiler y elegir el modelo y tipo necesario.

Con el alquiler de camionetas, además, no se asumen gastos de mantenimiento de las mismas. No existe el compromiso de tener un vehículo propio, ya que se transfiere cualquier riesgo a la compañía de renting. Se trata, por tanto, de servicios con todo incluido.

Por otra parte, está el ahorro de tiempo y dinero que se asocian per se al ser el dueño de un coche como las pólizas de seguro, la responsabilidad civil, el pago de tributos o el mantenimiento mecánico del mismo de forma periódica.

Consejos para cuidar y disfrutar de una camioneta alquilada y evitar daños o pagos adicionales

Antes de alquilar una camioneta o cualquier otro coche vale la pena seguir estas recomendaciones:

  • Reservar con tiempo: se trate de un viaje de placer o de negocios, hay que reservar la camioneta, marca y modelo necesarios con tiempo para no correr el riesgo de que no haya disponibilidad para la fecha requerida.
  • Revisar las condiciones del contrato: se refiere a la parte legal, las pólizas de seguros asociadas a cada camioneta y demás pautas legales que implica el alquiler de la misma. También se incluyen aquí los requisitos mínimos que exige la compañía. Se trata de la edad del conductor, el tipo de licencia, el sitio de alquiler y entrega y la posesión de tarjetas de créditos o condiciones bancarias elementales para realizar el trámite. Asimismo, hay que revisar la parte legal sobre el combustible y el kilometraje.

Accesorios: en esta época moderna no se puede viajar sin WiFi y GPS. Hay que revisar este tipo de dispositivos para que estén incluidos.