Recomendaciones para adquirir productos químicos de limpieza

productos químicos de limpieza

En estos tiempos en los que seguimos sufriendo los envites de la pandemia es más necesario que nunca mantener todos los espacios debidamente higienizados. Un local comercial, restaurante y el propio hogar, deben ser recintos caracterizados por su pulcritud, y de esa forma, alejar gérmenes y virus que atenten contra la salud. 

En especial cuando se trata de negocios que atienden al público, pensar en el mantenimiento permanente de las instalaciones resulta esencial, por lo que invertir en productos químicos de limpieza no solo garantizará un ambiente más limpio, sino que además, se podrá proyectar una excelente imagen y mostrar una adecuada vocación de servicio al cliente. 

Al combatir los gérmenes, virus y bacterias en cada jornada intensiva de limpieza, también se estará preservando la salud, la de los empleados y las de los clientes, quienes seguro volverán por sentirse a gusto al efectuar sus compras.

Ante la amplia gama de productos existentes en el mercado, es prudente que te asesores para que puedas adquirir calidad, así la desinfección será efectiva. Según la dimensión de tu local, podrás elegir los que mejor se adapten a tus exigencias.

Si deseas un resultado profesional, debes tener en cuenta una premisa fundamental: limpieza no es lo mismo que desinfección. Primero debes asegurarte de que no haya restos orgánicos en el lugar, para que los desinfectantes sean efectivos.

Compuestos que debes utilizar según el tipo de residuos

Cada producto químico de limpieza actúa diferente, según la superficie y el grado de suciedad. Por ejemplo, si deseas remover sustancias que sean ácidas (como la grasa), debes aplicar un detergente alcalino, así que todo estará sujeto al pH.

Por otro lado, si tienes en mente remover cal o materiales similares incrustados (en instalaciones industriales), debes comprar un detergente ácido; mientras que para las superficies más delicadas, como las de un comercio, casa u oficina, bastará con elegir un detergente neutro.

¿Qué desinfectante comprar?

Una vez que hayas eliminado la suciedad, puedes pensar en utilizar un desinfectante, esto ayudará a combatir los gérmenes, y a reducir la presencia de microorganismos y patógenos que puedan ser potencialmente dañinos. La industria ofrece uno para cada necesidad: los de nivel bajo y medio son los más utilizados en áreas comunes.

Entre los desinfectantes de bajo nivel, están el cloro, los amonios y los alcoholes; según el grado de concentración, unos son más potentes que otros, mientras que los de alto nivel son exclusivamente elaborados para ambientes hospitalarios e instalaciones industriales donde se manipulan alimentos. El más conocido es el ácido peracético.

Sin embargo, las labores de desinfección deben estar sujetas a un control exhaustivo, ya que si se realizan sin supervisión, pueden ocasionar resistencia en las bacterias, que con el tiempo se vuelven inmunes.

Registro

A la hora de adquirir productos químicos, debes asegurarte de que estén certificados. En su etiqueta aparecerá si tienen el registro DES y el HA, esto indica que el químico ha sido perfectamente sometido a pruebas de seguridad, y por lo tanto, es apto para ser aplicado en instalaciones sanitarias y alimentarias.

Para evitar accidentes, invierte en marcas reconocidas, así reducirás el riesgo de sufrir algún efecto adverso en caso de que la sustancia entre en contacto con la piel. Por lo general, las superficies que entran en contacto con los alimentos requieren de un tratamiento especial.

Presentaciones

Según los expertos es mejor adquirir productos químicos que vengan sellados en su envase, estos se pueden dosificar fácilmente, incluso diluir, en lugar de elegir aerosoles, debido a que son más invasivos y perjudiciales para el ambiente. Por supuesto, hay excepciones, pero todo depende del entorno para que la aplicación sea controlada.

Advertencias

Nunca subestimes los riesgos que tienen los productos químicos, lee muy bien las especificaciones, y sé cuidadoso con la manipulación y el almacenamiento de estos elementos. Por otra parte, es importante que los guardes en su envase original, para prevenir derrames. Muchos productos se comercializan en recipientes oscuros para protegerlos de la luz y concentrar aún más sus propiedades.

En ocasiones, por imprudencia, algunas personas suelen hacer combinaciones que son fatales, pues el químico reacciona y el resultado puede ser peligroso. No descartes el uso de equipos de seguridad personal, como guantes, gafas y trajes protectores, incluso mascarilla, para evitar la inhalación y el contacto con partículas que son irritantes.