El estudio de la extinción de plantas es ‘aterrador’ y ‘una mala noticia para todas las especies’.

Según los científicos que han completado el primer análisis global del tema, la destrucción humana del mundo vivo está causando un número «aterrador» de extinciones de plantas.

El nuevo estudio completo encontró que casi 600 especies de plantas se han perdido de la naturaleza en los últimos 250 años.

El número se basa en extinciones reales más que en estimaciones, y es el doble de todas las extinciones de aves, mamíferos y anfibios combinadas.

Los científicos dicen que la extinción de las plantas está ocurriendo hasta 500 veces más rápido de lo que se esperaría naturalmente.

En mayo, un informe de las Naciones Unidas estimó que un millón de especies animales y vegetales estaban amenazadas de extinción.

Los investigadores dijeron que su análisis de todas las extinciones de plantas documentadas en el mundo mostró qué lecciones podrían aprenderse para detener las extinciones futuras.

La nueva cifra es también cuatro veces mayor que el número de plantas extintas registradas en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

La mayoría de la gente puede nombrar un mamífero o un pájaro que se ha extinguido en los últimos siglos, pero pocos podrían nombrar una planta extinta, dijo el Dr. Aelys Humphreys de la Universidad de Estocolmo.

«Este estudio es la primera vez que tenemos una visión general de lo que las plantas ya se han extinguido, de dónde han desaparecido y con qué rapidez está ocurriendo», agregó.

Las plantas perdidas incluyen el sándalo de Chile, que fue explotado para obtener aceites esenciales, la planta de trinidad de bandas, que pasó gran parte de su vida bajo tierra, y el olivo de Santa Elena, de flores rosadas.

Las mayores pérdidas se producen en las islas y en los trópicos, que albergan árboles maderables de gran valor y tienden a ser particularmente ricos en diversidad vegetal.

Científicos del Real Jardín Botánico de Kew, en el Reino Unido, y de la Universidad de Estocolmo descubrieron que 571 especies de plantas habían desaparecido en los últimos dos siglos y medio, un número que es más del doble del número de aves, mamíferos y anfibios registrados como extintos, un total combinado de 217 especies.

Estos datos sugieren que la extinción de las plantas está ocurriendo hasta 500 veces más rápido de lo que se esperaría normalmente, si no hubiera seres humanos alrededor.

Los investigadores creen que incluso estas cifras subestiman los verdaderos niveles de extinción de las plantas en curso.

Un dato positivo, sin embargo, fue la evidencia de que algunas plantas, que alguna vez se creyeron extintas, han sido redescubiertas, como el azafrán chileno.

Como informa la BBC News, toda la vida en la Tierra depende de las plantas, que proporcionan el oxígeno que respiramos y los alimentos que comemos.

La extinción de plantas puede llevar a toda una cascada de extinciones en otros organismos que dependen de ellas, por ejemplo, los insectos que utilizan las plantas como alimento y para poner sus huevos.

La extinción de plantas es una mala noticia para todas las especies, dijo el Dr. Eimear Nic Lughadha, co-investigador y científico de conservación del Real Jardín Botánico de Kew.

«Millones de otras especies dependen de las plantas para su supervivencia, incluidos los seres humanos, por lo que saber qué plantas estamos perdiendo y de dónde proceden, contribuirá a los programas de conservación dirigidos a otros organismos también», explicó.

El Dr. Rob Salguero-Gómez, de la Universidad de Oxford, que no formaba parte del estudio, dijo que comprender el cómo, el dónde y el por qué de la pérdida de plantas era de suma importancia, no sólo para los ecologistas sino también para las sociedades humanas.

«Dependemos de las plantas directamente para la alimentación, la sombra y los materiales de construcción, e indirectamente para los’servicios de los ecosistemas’ como la fijación de carbono, la creación de oxígeno e incluso la mejora de la salud mental humana a través del disfrute de los espacios verdes», comentó.

El informe de BP advierte que las emisiones mundiales han alcanzado su nivel más alto en siete años

De acuerdo con la revisión anual de BP de la energía mundial, las emisiones globales de carbono de los principales combustibles fósiles saltaron más en siete años en 2018, a medida que la demanda de energía aumentaba, lo que indica que el mundo está quedando rezagado en sus esfuerzos por frenar el cambio climático.

El informe, uno de los estudios más observados de las tendencias energéticas mundiales, encontró que la demanda primaria aumentó al ritmo más rápido de esta década en 2018, a pesar de que el crecimiento económico se debilitó.

Los informes de los medios de comunicación indican que la encuesta mostró que China, la India y los Estados Unidos fueron responsables de dos tercios del aumento del consumo en un 2,9%.

La agencia de noticias Bloomberg informa que la urgencia está aumentando en todo el mundo para contener el aumento global de la temperatura, que ha aumentado un grado centígrado desde el comienzo de la revolución industrial y está en camino de duplicar al menos ese aumento para finales de siglo.

Marca el cambio más rápido en el clima desde el final de la última era glacial, hace unos 10.000 años.

«En un momento en que la sociedad se preocupa cada vez más por el cambio climático y la necesidad de actuar, la demanda de energía y las emisiones de carbono están creciendo a su ritmo más rápido desde hace años», dijo el economista jefe de BP Spencer Dale en una sesión informativa en Londres.

Gran parte de los avances fueron impulsados por patrones climáticos más volátiles.

Un aumento en el número de días que eran inusualmente calurosos o fríos impulsó el uso de energía para calentar y enfriar, dijo el Sr. Dale.

Como resultado, las emisiones globales de dióxido de carbono (CO2) aumentaron por tercer año consecutivo, una tendencia que probablemente se mantendrá por el momento.

Casi 200 países se comprometieron a tomar medidas para limitar el calentamiento por debajo de los 2,0°C a través del Acuerdo de París sobre el cambio climático, patrocinado por las Naciones Unidas, en 2015.

Su objetivo era limitar las supertormentas, las sequías y la hambruna que se prevé que ocurran con mayor frecuencia con el cambio climático desbocado.

La encuesta de BP muestra que incluso el combustible fósil más sucio para la generación de energía está aumentando.

Tanto el consumo como la producción de carbón avanzaron al ritmo más rápido en cinco años, impulsados por la necesidad de las economías en desarrollo de toda Asia de conectar millones de hogares a una fuente fiable de electricidad.

La encuesta de BP muestra que, a pesar de que la cuota de energía primaria del carbón ha caído a poco más de un cuarto de la energía primaria y se han retirado 17 gigavatios (GW) de las plantas que queman el combustible.

Sin embargo, el informe de BP contenía algunas tendencias más esperanzadoras.

El consumo de energía renovable aumentó un 15% en 2018, casi el avance sin precedentes del año anterior.

China, de nuevo a la vanguardia, está agregando más energía renovable que los países más desarrollados del mundo en la OCDE juntos, dijo BP.

El crecimiento de la producción de energía eólica, solar, geotérmica, biomasa y residuos de combustión representó alrededor de un tercio del aumento de la generación total de energía, o lo mismo que el aumento del carbón.

«La energía renovable no puede crecer lo suficientemente rápido», dijo el Sr. Dale.

Gran Bretaña se convierte en el primer país del G7 con un objetivo de emisiones netas cero

Gran Bretaña ha anunciado que consagrará en la ley un nuevo compromiso para alcanzar cero emisiones netas de gases de efecto invernadero para el año 2050, lo que supone una primicia entre las naciones del G7 que se enfrentan a impactos cada vez más severos de la crisis climática.

Con las emisiones mundiales de carbono en máximos históricos a pesar de décadas de conversaciones encaminadas a llevarlas dentro de límites seguros, la Primera Ministra saliente, Theresa May, dijo que el objetivo era ambicioso pero esencial para proteger el futuro de la Tierra.

«Ahora es el momento de ir más lejos y más rápido para salvaguardar el medio ambiente para nuestros niños», dijo en una declaración.

«Alcanzar el cero neto para 2050 es un objetivo ambicioso, pero es crucial que lo alcancemos para asegurarnos de proteger nuestro planeta para las generaciones futuras».

La agencia de noticias Reuters informa que el objetivo actual de Gran Bretaña es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 80 por ciento con respecto a los niveles de 1990 para el año 2050.

Sin embargo, los activistas dijeron que esto no fue lo suficientemente lejos como para cumplir con las promesas hechas en el marco del Acuerdo de París sobre el cambio climático de 2015, patrocinado por las Naciones Unidas, para tratar de limitar el aumento del calentamiento global a 1,5 grados Celsius.

Reuters informa que las temperaturas ya han aumentado alrededor de 1.0°C desde los tiempos preindustriales.

Los científicos advierten que aumenta el riesgo de que se produzcan puntos de inflexión que podrían hacer inhabitables algunas zonas del planeta, devastar la agricultura y ahogar a las ciudades costeras.

La Sra. May, que deberá dimitir el próximo mes después de que su carrera política se convirtiera en víctima de los disturbios en torno a Brexit, la tensa retirada de Gran Bretaña de la Unión Europea, dijo que hoy se presentaría al Parlamento la legislación necesaria para incorporar el nuevo objetivo a una ley sobre el cambio climático ya existente.

Reuters informa que aunque la Sra. May había apostado su legado por una salida ordenada de la UE para respetar el resultado del referéndum de 2016, el nuevo objetivo le valió los elogios de los especialistas en clima, alentados por cualquier signo de mayor ambición por parte de una economía importante.

«Es trascendental», dijo el profesor David Reay, experto en gestión de carbono de la Universidad de Edimburgo.

«Lograr el cero neto para 2050 cambiará nuestras vidas. Transformará la forma en que viajamos, los hogares en los que vivimos y la comida que comemos».

Los asesores climáticos independientes de Gran Bretaña, la Comisión de Cambio Climático, recomendaron el mes pasado que el país pasara a la nueva meta, lo que implica cambios radicales en los sectores de la energía, el transporte y la agricultura.

Por ejemplo, los nuevos automóviles de gasolina y diesel podrían necesitar ser eliminados al menos para el año 2035, dijo el comité.

Los hogares también tendrían que ser destetados de la calefacción de gas natural y cambiar a alternativas bajas en carbono.

Aunque el nuevo objetivo ha convertido a Gran Bretaña en un líder climático relativo, las decisiones del gobierno de apoyar proyectos como una tercera pista en el aeropuerto londinense de Heathrow y la extracción de gas por fractura hidráulica, o fractura, han suscitado dudas sobre la profundidad de su compromiso.

Reuters informa que la Rebelión de la Extinción, un movimiento climático que paralizó partes de Londres con una campaña de desobediencia civil en abril, dijo que Gran Bretaña todavía no estaba actuando lo suficientemente rápido.

«Si nos lo propusiéramos y hiciéramos lo necesario para movilizar a la sociedad a fin de hacer frente a la amenaza con la seriedad que merece, el Reino Unido podría adoptar un cambio transformador y descarbonizarse en años, no en décadas», dijo el grupo.

Sin embargo, muchas empresas ven grandes oportunidades en cualquier transición baja en carbono, esperando que el progreso en casa ayude a las empresas británicas innovadoras a crecer rápidamente en los mercados emergentes hambrientos de bienes y servicios respetuosos con el clima.

Carolyn Fairbairn, directora general de la Confederation of British Industry (CBI), acogió con satisfacción el nuevo objetivo y subrayó la necesidad de coordinación para lograr los cambios necesarios.

«Algunos sectores necesitarán vías claras para permitir la inversión en tecnologías de bajas emisiones de carbono, y es vital que exista una coordinación entre los gobiernos sobre las políticas y la regulación necesarias para lograr un futuro limpio», dijo.

Gran Bretaña espera que su decisión anime a otros gobiernos a adoptar objetivos climáticos más ambiciosos y dijo que se realizaría una nueva evaluación en un plazo de cinco años para discernir en qué medida otros países están tomando medidas similares.

Reuters informa que el gobierno también dijo que continuaría utilizando los créditos internacionales de carbono para ayudar a cumplir con la meta, una medida que algunos ven como una laguna para permitir que los contaminadores permanezcan en el negocio.

«La manipulación de las cifras reduciría enormemente nuestra capacidad para evitar un cambio climático catastrófico», dijo en un comunicado la organización ambientalista Amigos de la Tierra.

El fondo soberano de Noruega, el más grande del mundo, dejará de utilizar combustibles fósiles

El fondo soberano de Noruega, el más grande del mundo y con un billón de dólares bajo su control, está adoptando la energía renovable y reduciendo las inversiones en combustibles fósiles.

El Parlamento de la nación escandinava ha votado a favor de dar instrucciones al fondo para que extraiga más de 13.000 millones de dólares de las empresas extractoras de petróleo, gas y carbón y los destine hasta 20.000 millones de dólares a proyectos y empresas de energía renovable, lo que representa alrededor del 2% del fondo.

El Fondo de Pensiones del Gobierno Global, que tiene alrededor del seis por ciento de sus participaciones en acciones de combustibles fósiles, no atraerá inversiones de las principales compañías petroleras, sino que se desprenderá de empresas más pequeñas de exploración y producción de energía, según una propuesta del Ministerio de Finanzas.

El fondo, que se basa en las ganancias petroleras heredadas de Noruega, también seguirá adelante con los planes para descartar inversiones por valor de 7.000 millones de dólares en empresas de exploración y producción de petróleo.

El fondo petrolero noruego le ha dicho al gobierno durante años que si no se rompen los lazos con las compañías de alto carbono, el fondo estatal de pensiones de Noruega podría desperdiciarse si esas compañías pierden valor rápidamente en un mundo con bajas emisiones de carbono.

La medida podría afectar a varias de sus inversiones en los Estados Unidos, incluida su participación del 1,08% en Anadarko Petroleum, el 0,98% en Occidental Petroleum y el 0,96% en EOG Resources.

Sin embargo, retendrá participaciones en compañías petroleras que están limitando su exposición a los combustibles fósiles mediante la inversión en tecnologías de energía limpia.

Éstas incluyen a BP y Shell, pero excluyen a las empresas del Mar del Norte que cotizan en bolsa en Londres, como Premier Oil y Tullow Oil.

El fondo soberano de Noruega es el más grande del mundo, invirtiendo en casi 9.200 empresas en todo el mundo a finales de 2018, según datos del gobierno.

Tiene una participación en unas 341 empresas de petróleo y gas, la mayor parte de los EE.UU., con el 31 por ciento de esas participaciones.

Noruega forjó su fondo de riqueza social en 1990 con los beneficios de los yacimientos petrolíferos del Mar del Norte.

La desinversión del país se produce cuando los fondos de pensiones del gobierno se enfrentan a una creciente presión política para que abandonen los combustibles fósiles y reajusten sus estrategias en torno a las empresas ecológicas y la energía limpia para cumplir los objetivos del Acuerdo de París sobre el cambio climático, patrocinado por las Naciones Unidas.

Si bien las fuerzas políticas ayudaron a impulsar la desinversión, la decisión también reduce el riesgo financiero porque la industria del petróleo y el gas ya no es tan rentable desde la caída del precio del petróleo en 2014, mientras que la energía renovable se encuentra en una fase de crecimiento, dijo Tom Sanzillo, director de finanzas del Instituto de Economía Energética y Análisis Financiero (IEEFA), un organismo de investigación.

El Ministerio de Finanzas de Noruega estima que el valor del mercado mundial de la infraestructura de energía renovable crecerá en casi un 50%, hasta 4,2 billones de dólares en 2030, impulsado por el aumento de la nueva capacidad de energía solar y eólica.

La principal amenaza de la energía del carbón en Europa son las energías renovables baratas y el alto precio del carbono

Las condiciones económicas adversas están expulsando el carbón de los mercados energéticos europeos incluso más rápido de lo que se pensaba.

La ruta está tan completa que para el año 2030 Alemania parece ser el único mercado importante en el norte, oeste y sur de Europa que todavía quema carbón, dijo Peter Osbaldstone, director de investigación para Europa de Wood Mackenzie Power and Renewables.

Alemania se ha comprometido a eliminar progresivamente el carbón para el año 2038, mientras que en la mayor parte de Europa, la desaparición del carbón se está acelerando debido a los bajos precios del gas, que parecen continuar hasta el año 2020.

Según GreenTech Media, esto, junto con una creciente afluencia de energía renovable barata y un sistema de comercio de derechos de emisión de la Unión Europea que ha visto cómo el coste del carbono se ha quintuplicado en los últimos dos años, ha hecho que muchas centrales de carbón no sean rentables.

El sector energético del Reino Unido, por ejemplo, fue noticia a principios de mayo, cuando estuvo sin carbón durante una semana.

GreenTech Media informa que antes de que terminara el mes había establecido un nuevo récord, con una quincena completa sin generación de carbón.

Un derecho de la UE, que permite la quema de una tonelada de dióxido de carbono, se mueve actualmente en torno a los 25 euros, habiendo oscilado entre los 3 y los 8 euros durante la mayor parte del período 2012-2017.

El sistema de comercio de derechos de emisión de la UE, conocido como régimen de comercio de derechos de emisión (RCCDE), es el mayor del mundo.

GreenTech Media informa de que los altos precios del carbono en el Reino Unido significan que el carbón no ha podido competir durante mucho tiempo, dijo el Sr. Osbaldstone.

Dijo que las semanas sin generación de carbón probablemente serían «sólo la norma ahora» en el Reino Unido.

El carbón está sufriendo incluso en Alemania, y con la aglomeración eólica y solar en el mercado, el espacio disponible para el carbón y el gas se encuentra bajo presión, dijo el Sr. Osbaldstone.

«Incluso aquellas plantas que se encuentran en el extremo superior del rango de eficiencia en Alemania todavía no están ganando mucho dinero», dijo.

El único punto positivo para el carbón europeo está en Polonia, donde se encuentra la central térmica más grande y contaminante de Europa, en Be?chatów.

El director de comunicaciones del grupo de presión Europe Beyond Coal, Greg McNevin, señaló que los inversores europeos le estaban dando la espalda al combustible.

El gigante financiero francés Crédit Agricole concedió este mes a sus clientes del sector del carbón un plazo de 2021 para presentar planes sobre cómo cerrarán todas las plantas y minas para 2030.

«Nadie quiere invertir en cosas que claramente no tienen futuro», dijo McNevin a GreenTech Media.

Lo único que parece que le queda a los intereses europeos del carbón es considerar una salida ordenada.

La cuestión para los responsables políticos es cómo suavizar el golpe a las comunidades que dependen del carbón, con Alemania, por ejemplo, destinando al menos 40.000 millones de euros.

La AIE insta al mundo a aceptar el desafío del hidrógeno y a reducir costes

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha dicho en su primer gran informe sobre el combustible que el mundo debería asumir el reto de impulsar el uso del hidrógeno como fuente de energía potencialmente libre de emisiones.

El costo de producir hidrógeno a partir de energía renovable podría reducirse en un 30 por ciento para 2030 y el combustible podría reducir las emisiones en industrias como el transporte, los productos químicos y el acero, dijo la agencia, aunque advirtió que aún quedaban retos importantes.

La agencia de noticias Reuters dice que el informe de la AIE fue publicado cuando los ministros de energía y medio ambiente del Grupo de los 20 (G20) se reunieron en Karuizawa, al noroeste de la capital japonesa, Tokio, en vísperas de la cumbre del grupo en Osaka a finales de este mes.

Japón está promoviendo fuertemente el hidrógeno y se ha fijado el objetivo de reducir el coste de la producción de hidrógeno libre de dióxido de carbono a menos de una décima parte de los niveles actuales para 2050.

Sin embargo, muchos expertos dicen que el hidrógeno es difícil de manejar, caro e implica demasiada energía o pérdida de calor.

El jefe de Tesla, Elon Musk, uno de los principales defensores de la energía eléctrica, ha descrito la tecnología de las pilas de combustible de hidrógeno como «increíblemente tonta».

El hidrógeno está disfrutando de su última ola de interés desde la década de 1970, impulsado por los gobiernos, la industria de las energías renovables, los servicios públicos, los fabricantes de automóviles, las empresas petroleras y de gas, y las grandes ciudades, dijo el Dr. Fatih Birol, Director Ejecutivo de la AIE, en el informe.

Sin embargo, la mayor parte del hidrógeno proviene ahora de combustibles fósiles y su producción es responsable de las emisiones anuales de carbono equivalentes a las del Reino Unido e Indonesia juntos, según el informe.

Reuters informa que la producción de hidrógeno a partir de energía baja en carbono sigue siendo costosa y su adopción también se ve frenada por el lento desarrollo de la infraestructura y algunos obstáculos reglamentarios.

El Dr. Birol dijo que era el momento adecuado para ampliar la escala de las tecnologías y reducir los costos para permitir que el hidrógeno, que ahora se utiliza principalmente en el refinado de petróleo y en la producción de fertilizantes, se utilice más ampliamente.

«El mundo no debería perder esta oportunidad única de hacer del hidrógeno una parte importante de nuestro futuro energético limpio y seguro».

El hidrógeno tenía el potencial de abordar retos energéticos críticos, como el almacenamiento de la producción eólica y solar, y la descarbonización de sectores como el transporte de larga distancia, los productos químicos y el acero, «en los que está resultando difícil reducir significativamente las emisiones», dijo la AIE.

Reuters informa que la agencia esbozó varias recomendaciones para producir hidrógeno a partir de fuentes de energía renovables y extender su uso a través de las economías.

Hizo un llamamiento a los gobiernos para que coordinen sus políticas a fin de que los puertos industriales se conviertan en los centros neurálgicos de un uso más amplio del hidrógeno, se basen en la infraestructura de gas existente y apoyen el uso del hidrógeno para la propulsión de automóviles, camiones y autobuses.

La seguridad energética de Australia mejora con la mayor granja solar y de baterías

En una medida que sin duda mejorará la seguridad energética del país, se ha inaugurado oficialmente la mayor granja solar y de baterías integrada de Australia en el norte del estado sureño de Victoria.

El sistema de baterías de 50 megavatios en las afueras de la ciudad rural de Kerang almacena el 100% de la energía renovable y la alimenta directamente a la red eléctrica del estado.

Es la segunda batería más grande del proveedor estadounidense Tesla en Australia, después de su batería de iones de litio de 100 megavatios en el sur de Australia, con capacidad para alimentar a 16.000 hogares.

La ministra de Energía del gobierno del estado de Victoria, Lily D’Ambrosio, dijo que era un gran paso hacia el objetivo del gobierno de energía renovable del 50 por ciento para 2030.

«Está produciendo energía limpia y renovable a partir de un recurso natural realmente importante que existe en el noroeste de Victoria, y es el sol», dijo la Sra. D’Ambrosio.

El año pasado, el gobierno laborista de Victoria y el conservador gobierno federal Liberal-Nacional dieron 25 millones de dólares cada uno para financiar dos baterías de 50 megavatios en Victoria, una en Kerang y otra en Ballarat.

El sistema integrado ha estado funcionando desde finales del año pasado y la Sra. D’Ambrosio dijo que era crucial durante la ola de calor de Victoria cuando muchas de las fuentes de energía más antiguas, como la central eléctrica de carbón Loy Yang en el valle de Latrobe, tuvieron dificultades para funcionar.

«Todo el mundo recordará que en enero tuvimos temperaturas extremas, especialmente en el noroeste de Victoria, donde hubo temperaturas de 49 grados», dijo.

«Esta batería seguía produciendo y suministrando electricidad durante esas temperaturas extremas.»

El director ejecutivo de Edify Energy, John Cole, describió la batería como una pieza sofisticada de equipo que no se parece en nada a nada en la red de energía de Victoria.

«La batería puede utilizarse para reforzar la red cuando sea necesario, puede almacenar energía y responde a los problemas de la red en milisegundos en lugar de minutos», dijo.

El gerente de desarrollo económico del Consejo de la Comarca de Gannawarra, Roger Griffith, dijo que el proyecto era excelente para la pequeña ciudad de alrededor de 4000 personas.

«Si se observa el perfil positivo de la energía renovable en los alrededores de Kerang, es probablemente un perfil mucho más positivo que el que tenía la ciudad hace 25 años», dijo.

«Tenemos permisos de planificación para ocho parques solares a gran escala», dijo el Sr. Griffith.

«Esta es la primera, la segunda está en construcción y las otras seis se encuentran en diferentes etapas de desarrollo.

El Papa Francisco declara ‘emergencia climática’, advierte de un ‘acto brutal de injusticia’.

Advertencia sobre los peligros del calentamiento global y que no actuar urgentemente para reducir los gases de efecto invernadero sería «un brutal acto de injusticia hacia los pobres y las generaciones futuras» El Papa Francisco ha declarado una «emergencia climática» global.

El líder de los 1.200 millones de católicos romanos del mundo también apoyó el límite de 1,5 grados centígrados en el aumento de la temperatura que algunos países pretenden ahora, refiriéndose a las advertencias del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático sobre los efectos «catastróficos» si cruzamos ese umbral.

Dijo que se necesitaría una «transición energética radical» para mantenerse dentro de ese límite, e instó a los jóvenes y a las empresas a asumir un papel de liderazgo.

«Las generaciones futuras heredarán un mundo muy estropeado.

«Nuestros hijos y nietos no deberían tener que pagar el costo de la irresponsabilidad de nuestra generación», dijo en su intervención más fuerte y directa hasta ahora sobre la crisis climática.

«De hecho, como cada vez está más claro, los jóvenes piden un cambio.»

El periódico británico The Guardian informa que la apasionada súplica del Papa se produjo cuando se reunió con los líderes de algunas de las mayores compañías petroleras multinacionales del mundo en el Vaticano para recalcarles la urgencia y la escala del desafío, así como su papel central en la lucha contra la crisis de emisiones.

Siguió a una reunión similar el año pasado, pero esta vez la postura del Papa fue más dura, ya que advirtió que el tiempo se estaba acabando y les instó a escuchar «los gritos cada vez más desesperados de la tierra y de sus pobres».

The Guardian informa que los principales ejecutivos o presidentes de BP, ExxonMobil, Shell, Total, ConocoPhilips, Chevron y varios de los principales inversores, entre ellos BlackRock y Hermes, respondieron pidiendo a los gobiernos que establecieran precios del carbono para fomentar la innovación con bajas emisiones de carbono, y pidieron una mayor transparencia financiera para ayudar a los inversores.

Sin embargo, no se comprometieron a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero y no fijaron ningún calendario de acción.

The Guardian informa en dos declaraciones, que llegaron al final de una reunión de dos días en el Vaticano que fue dirigida por el Papa y dirigida por altos eclesiásticos del Vaticano, los firmantes pidieron una «combinación de políticas y mecanismos de fijación de precios del carbono diseñados de manera que, al mismo tiempo, ofrezcan innovación e inversión en soluciones de bajas emisiones de carbono, al tiempo que ayudan a los menos capaces de pagar».

Las promesas de las compañías petroleras no fueron lo suficientemente lejos, dijo Mel Evans, defensor del clima de Greenpeace UK, a The Guardian.

«Los grandes petroleros sabían todo sobre el riesgo del cambio climático muchos años antes de que la mayoría de nosotros lo supiéramos por primera vez.

«Sabían hacia dónde nos dirigíamos, sabían que sus productos eran la causa y, sin embargo, lo mantuvieron en secreto y presionaron para que todo siguiera como de costumbre», dijo la Sra. Evans.

«Y siguen presionando para que todo siga como de costumbre.

«Cuando se trata de salvar el planeta, ellos harán lo que se ven obligados a hacer, y nada más, que es por lo que estamos teniendo que bloquearlos para que no perforen nuevos pozos de petróleo mientras hablamos.

«Esperar liderazgo de ellos es un camino hacia un cierto desastre.»

Las emisiones están aumentando a su nivel más rápido en casi una década, dijo BP la semana pasada, dejando un período cada vez más corto para prevenir niveles peligrosos de calentamiento global.

Cada año de altas emisiones lleva al mundo más cerca del borde del abismo, porque aumenta las reservas de dióxido de carbono en la atmósfera, que pueden tardar un siglo en disiparse.

El mes pasado, la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera mostró el segundo aumento anual más alto desde que se iniciaron los registros continuos hace más de 60 años.

Mark Campanale, fundador y director ejecutivo de Carbon Tracker, dijo: «Debemos prescindir de los protocolos habituales y de los objetivos a corto plazo impulsados por el mercado, o enfrentarnos a una ruina medioambiental y financiera de proporciones catastróficas.

«Las compañías de petróleo y gas tienen un papel crucial que desempeñar en la transición hacia una economía con bajas emisiones de carbono, pero hoy en día deben tomar colectivamente esas duras decisiones a raíz de la decidida presión de los inversores y del público, y de la evidencia científica inequívoca».

La UE se acerca al objetivo neto cero, mientras que Alemania abandona la oposición

Como los documentos filtrados ahora indican que Alemania apoyaría nuevos y ambiciosos planes de descarbonización para la Unión Europea, parece probable que a principios del próximo año el bloque pueda adoptar un objetivo de cero neto líder mundial para mediados de siglo.

La agencia de noticias de la UE EURACTIV ha informado de que un proyecto de texto de negociación para la reunión del Consejo Europeo de esta semana propone que se adopte una decisión final sobre el objetivo de emisiones netas cero propuesto por la Comisión Europea antes de finales de año «con vistas a la adopción de la estrategia a largo plazo de la UE a principios de 2020».

Mientras tanto, el periódico británico Financial Times ha informado de que había visto un documento que confirmaba que el gobierno alemán había puesto su peso detrás del objetivo propuesto.

El sitio web británico de noticias medioambientales BusinessGreen informa de que informes independientes sugieren que Italia también ha señalado que respaldará el objetivo, con lo que el número de países de la UE que han respaldado públicamente el objetivo de cero neto asciende a 18 de los 28 Estados miembros.

Estas medidas mejoran drásticamente las posibilidades de que la UE asista a la cumbre de las Naciones Unidas sobre el clima que se celebrará en Nueva York en septiembre, con el claro compromiso de reforzar sus objetivos de descarbonización.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, ha pedido a los gobiernos y a las empresas que presenten objetivos climáticos más ambiciosos en la cumbre de septiembre.

El Sr. Guterres espera ejercer presión sobre los países para que presenten nuevos compromisos de emisiones antes de que el Acuerdo de París entre en vigor a finales de 2020.

BusinessGreen informa que la reunión de la CE de esta semana marca el comienzo de la Presidencia finlandesa, que se espera que considere la acción climática como una prioridad absoluta.

A principios de este mes, el gobierno finlandés anunció uno de los objetivos netos cero más ambiciosos del mundo, proponiendo que se convierta en carbono neutral para 2035.

La decisión de Alemania de respaldar el objetivo de cero neto elimina uno de los mayores obstáculos para su adopción.

La canciller Angela Merkel se había resistido anteriormente a los intentos de revisar los objetivos actuales, pero con el aumento del Partido Verde alemán en las encuestas, el gobierno ha cambiado su posición en los últimos meses, esbozando planes para frenar el uso de la energía del carbón y establecer su propio objetivo de «neutralidad climática» a principios de este mes.

La medida significa que todos los países más grandes del bloque, Alemania, España, Francia, Italia y el Reino Unido, así como Bélgica, Dinamarca, los Países Bajos, Portugal y otros, apoyan ahora la introducción de un objetivo de emisiones netas cero para 2050.

Miguel Arias Cañete, Comisario de Clima de la UE, acogió con satisfacción la decisión de la Canciller Merkel de informar al Financial Times: «Es muy necesario y esperamos que ahora se traduzca en un acuerdo ambicioso la próxima semana. Hagámoslo».

Sin embargo, Polonia, Bulgaria y Hungría siguen preocupados por el impacto económico del objetivo neto cero propuesto en las economías que dependen del carbón, y es probable que cualquier acuerdo final dependa de la medida en que la UE pueda proporcionar generosos paquetes de apoyo para ayudar a impulsar la transición neta cero en Europa central y oriental.

Tampoco está claro si un nuevo objetivo neto nulo desencadenaría un refuerzo de los objetivos de emisiones a medio plazo de la UE para 2030, que actualmente está en vías de alcanzar.

Si la UE adoptara un objetivo de cero neto para 2050 como se esperaba, daría un gran impulso a una tendencia mundial, ya que países como el Reino Unido, Japón y Nueva Zelanda ya han adoptado la legislación para establecer un objetivo de cero emisiones netas.

China y la UE desafían a Australia para cumplir el objetivo climático del Acuerdo de París

La Unión Europea y China han desafiado al gobierno conservador Liberal-Nacional de Australia sobre si puede cumplir sus compromisos con el Acuerdo de París, patrocinado por las Naciones Unidas.

Antes de una reunión de progreso sobre los compromisos climáticos en la ciudad alemana de Bonn la próxima semana, ambos países han planteado cuestiones sobre el aumento de las emisiones de Australia y la creciente contaminación del sector del transporte.

The Guardian Online informa que 19 países, entre ellos Australia, se reunirán en Bonn los días 24 y 25 de junio para una evaluación multilateral de los progresos realizados en el marco de los compromisos internacionales sobre el clima, y antes de esa sesión los países han presentado una serie de preguntas sobre el desempeño de los signatarios en el cumplimiento de sus objetivos climáticos.

Además de las preguntas sobre el aumento de las emisiones, la UE y Canadá también han cuestionado la decisión del Gobierno Liberal-Nacional de utilizar créditos de remanente del Protocolo de Kioto en su último presupuesto de carbono.

La Coalición cuenta con utilizar 367 mega toneladas de reducción de los créditos de arrastre (un sistema de contabilidad que permite a los países contabilizar los créditos de carbono que superan sus objetivos en el marco de los períodos del Protocolo de Kyoto, que pronto serán obsoletos, en relación con su compromiso del Acuerdo de París para 2030) para ayudar a cumplir con el objetivo de Australia para 2030.

Australia es el único país con créditos prorrogados que utiliza esta «laguna» para alcanzar su objetivo.

The Guardian Online informa que la UE en sus preguntas a Australia señala que las emisiones netas crecerán durante el período 2013 a 2020 y señala que «Australia también está aumentando la minería del carbón, en particular para la exportación».

Ha preguntado si Australia considera que su perfil de emisiones, que ha visto aumentar la contaminación desde la derogación del precio del carbono, se encuentra «en una senda estructural de disminución en línea con sus compromisos».

También ha señalado las exportaciones de combustibles fósiles y ha preguntado si son sostenibles «en el contexto del Acuerdo de París».

Los funcionarios del gobierno Liberal-Nacional han abordado la crítica implícita argumentando en una respuesta que «las emisiones nacionales de Australia alcanzaron su punto máximo en 2007» y señalando una caída de las emisiones per cápita.

Dice que incluso sin sus políticas climáticas, reveladas justo antes de las recientes elecciones federales, incluyendo el reinicio del anterior Fondo para la Reducción de Emisiones (FER), «la disociación del crecimiento económico de las emisiones de gases de efecto invernadero ha progresado de manera constante desde 1990».

El gobierno dice que la combinación en la generación de electricidad ha cambiado entre 2013 y 2020, y el Objetivo de Energía Renovable (RET, por sus siglas en inglés) hará que la energía renovable crezca a cerca del 23,5 por ciento de la combinación energética de Australia para 2020.

Guardian Online informa que los funcionarios australianos no mencionan, en la respuesta a la UE, la reducción de la RET a partir de 2020, o que un objetivo sectorial para impulsar la reducción de emisiones en el sector eléctrico, propuesto por el ex primer ministro liberal nacional Malcolm Turnbull en la Garantía Nacional de Energía (NEG), fue desechado después de ser reemplazado como primer ministro por Scott Morrison.

La UE también ha desafiado a Australia en su objetivo del Acuerdo de París de 2030, señalando que «sobre la base de las proyecciones de las políticas y medidas existentes, no está en camino de cumplir este compromiso».

China, en una pregunta a Australia, señala que habrá un aumento significativo de las emisiones de gases de efecto invernadero en el transporte, y pregunta qué medidas planea tomar Australia para reducir la contaminación del transporte en el futuro.

Mientras que el gobierno Liberal-Nacional puso en la picota al Partido Laborista en la reciente campaña electoral por proponer un estándar de emisiones de vehículos y objetivos para la adopción de vehículos eléctricos, caracterizando los planes del Partido Laborista como una «guerra de fin de semana», los funcionarios del gobierno le han dicho a China que el gobierno «está apoyando las opciones de transporte de emisiones bajas y cero de varias maneras».

Dijo que estaba «desarrollando» una estrategia nacional para el vehículo eléctrico, una estrategia que el gobierno aún no ha revelado, y que se basará en el apoyo que se está prestando a través de la Agencia Australiana de Energía Renovable y la Corporación Financiera de Energía Limpia.

También apunta a la estrategia nacional de hidrógeno, liderada por el científico jefe de Australia, el Dr. Alan Finkel, que debe ser entregada a finales de 2019.